Proyectos 2014

“Todos, en la medida de lo posible, hemos de ponernos en contacto con las personas que sufren, con los enfermos, con los pobres […], con los que están solos, abandonados”.

Estas palabras escritas por Monseñor Álvaro del Portillo en 1981 son expresión de una experiencia que él mismo había hecho desde su época de estudiante universitario, cuando a los 19 años se involucró en actividades de las conferencias de san Vicente de Paúl, para distribuir donativos y comida, impartir catequesis y socorrer a niños desamparados en los barrios más pobres de Madrid. Impulsado por san Josemaría, siguió llevando a cabo este tipo de tareas con quienes participaban en la incipiente labor del Opus Dei, que se desarrollaba entonces alrededor de la Academia DYA.

Durante los años en que estuvo al frente de la Obra (1975-1994) aprovechaba sus visitas pastorales por todo el mundo para alentar la puesta en marcha de iniciativas sociales y educativas. Consideraba que una consecuencia natural de la preocupación por los pobres y por los enfermos debía ser la de “impulsar a promover o a participar en labores asistenciales, con las que se trate de remediar, de modo profesional, esas necesidades humanas y muchas otras”. A quienes fomentaban actividades de este género, don Álvaro los animaba a tener horizontes amplios y les daba sugerencias para hacerlas aún más fecundas. Por su parte, vibraba con las noticias que recibía sobre ellas e insistía en que debían surgir nuevos proyectos, especialmente donde las carencias de las personas eran mayores. Llevaba en el alma la pasión por ayudar a los demás y por acercar a todos el rostro amable y misericordioso de Cristo.

El Comité organizador de la Beatificacion de D. Alvaro propone a los peregrinos que participaràn en las diversas ceremonias y a todos los que quieran unirse, colabrar con Harambee para ayudar 4 de las iniciativas sociales y educativas que contaron con su aliento o que nacieron de modo directo bajo su impulso en Africa. Quieren ser una manera de agradecer su solicitud por el bien espiritual y material de muchas almas y un acicate para seguir pidiendo su intercesión en favor de las personas que se benefician de estas instituciones.

Centre Hospitalier Monkole

Kinshasa, República Democrática del Congo

Progetto El Centre Hospitalier Monkole surgió en la periferia de Kinshasa a raíz de un viaje de Mons. Álvaro del Portillo al Congo, en 1989. Durante su estancia, don Álvaro propuso a algunos fieles de la Prelatura del Opus Dei que pusieran en marcha un proyecto en el campo de la salud; de este modo respondía también al deseo del Cardenal Laurent Monsengwo. Actualmente Monkole ofrece tanto consulta médica (en especialidades de ginecología y obstetricia, cirugía, medicina interna y pediatría) como hospitalización; además promueve la educación sanitaria, especialmente en relación con enfermedades como el VIH/SIDA, la drepanocitosis, el paludismo y la tuberculosis. Tres dispensarios dependientes del hospital —Eliba, Kimbondo y Moluka— ofrecen asistencia médica en barriadas depauperadas. Con Monkole están también asociados una escuela de enfermería (ISSI), que cada año forma 50 nuevas enfermeras, y un centro de formación continua para médicos (CEFA). Se realizan más de 50 000 consultas al año.
http://monkole.cd


Universidad Pontificia de la Santa Cruz

Roma, Italia

Progetto La Universidad Pontificia de la Santa Cruz es un centro superior de estudios eclesiásticos al servicio de toda la Iglesia. Con ella, Mons. Álvaro del Portillo hizo realidad un antiguo deseo de san Josemaría. Son ya 6 000 los alumnos que se han formado en sus aulas. Las actividades académicas comenzaron en 1984, con el nombre de Centro Accademico Romano della Santa Croce, germen de la actual Universidad, que fue erigida como "Pontificia" por el Santo Padre Juan Pablo II el 9 de enero de 1990. Actualmente, cuenta con cuatro Facultades (Filosofía, Teología, Derecho Canónico y Comunicación Institucional) y un Instituto Superior de Ciencias Religiosas. Numerosos obispos de todo el mundo envían a sacerdotes y seminaristas de las respectivas diócesis, con la esperanza de facilitarles una profunda formación científica y espiritual. Siguiendo el deseo de Mons. del Portillo, las actividades académicas están abiertas a estudiosos e intelectuales de ámbito científico, filosófico, económico y social, proporcionando los elementos necesarios para un verdadero diálogo de la fe con el mundo.
www.pusc.it


Niger Foundation Hospital and Diagnostic Center

Enugu State, Nigeria

Progetto En 1989 Mons. Álvaro del Portillo visitó Nigeria. Durante el viaje, se dio cuenta de que muchas personas no recibían atención médica, así que sugirió a quienes se encontraban con él salir al encuentro de esta necesidad. Un año después nació en Enugu un hospital encaminado a ofrecer servicios médicos a las familias: el Niger Foundation Hospital and Diagnostic Center (NFH).

Hoy, además de atender consultas, realizar diagnósticos y dar seguimiento en las áreas de medicina interna, cirugía, ortopedia, pediatría, ginecología y obstetricia, el hospital brinda atención a sectores menos favorecidos de la población a través de programas como el de visitas rurales —que implica vacunar, realizar exámenes para detectar hipertensión o diabetes y dar sesiones de educación para la salud— y el de servicios clínicos gratuitos en la comunidad de Aguobu Iwollo. El hospital también está dotado de laboratorios de análisis clínico y equipos de radiología.
www.nfh.org.ng


Centre Rurel Ilomba

Bingerville, Abidjan, Costa de Marfil)

Progetto El Centre Rurel Ilomba busca promover la salud especialmente entre los sectores más vulnerables de la población (niños, mujeres embarazadas y ancianos) en una zona de Costa de Marfil carente de estructuras de salud pública. En su visita al país en octubre de 1988, Mons. Álvaro del Portillo bendijo el terreno en donde se habría de construir Ilomba y expresó su alegría por la puesta en marcha del proyecto. Además de la atención médica, en Ilomba se dan cursos de formación en temas de salud, nutrición e higiene y se imparte educación escolar. Las personas que se benefician de las actividades del centro rural son cerca de 12 000.

Dona Ahora